La imprimación de la miniatura es un paso importante, previo a la pintura, para mejorar la adherencia de la pintura a la misma. Es especialmente importante en las figuras metálicas, muy propensas a desconcharse. Se parte de una miniatura bien lavada, se puede aplicar de varias formas, y hay que tener en cuenta el color de la imprimación.

bote de imprimacion negroImprimación a pincel: se aplica a pincel como una capa más de pintura, hay que diluirla en agua para evitar aplicar una capa excesivamente gruesa que pueda ocultar detalles. Tiene la ventaja de que se puede llegar a todos los recovecos de la miniatura, pero su desventaja radica en que es bastante más lento que el spray

Imprimación a spray: Comodidad y rapidez son las ventajas de este método. Hay que agitar bien el bote (1 o 2 minutos), poner el spray en vertical a unos 20cm, y realizar pasadas cortas y rápidas para conseguir una capa fina que no tape detalles. Debe realizarse en un lugar ventilado, y tener en cuenta que el viento puede desviar el chorro, y que este puede acabar manchando una pared

Como imprimar una figura

Poner la miniatura en una caja puede evitar que manches las paredes. Y usar guantes desechables evitara que te imprimas tus manos

Aerógrafo: Es similar al spray en cuanto a ventajas y aplicación, pero no requiere hacerlo en un sitio tan ventilado como con el spray

Putty disuelto en acetona: Es un método del que oído hablar aunque nunca lo he probado. El putty es una masilla plástica que se disuelve en acetona, y se aplica con pincel. Se consigue una capa muy fina, que cubre todos los microporos del metal, y es muy resistente, de un color gris mate.

Tamiya putty

Colores de la imprimación:

miniatura con imprimacion en negro

Negro: Tiene la ventaja de que los recovecos más inaccesibles no tienes que pintarlos luego, dejando esas zonas solo con la capa de imprimación negra, como si fuese una sombra. El negro absorbe mucho la luz, asi que despues al pintar puede costar distinguir los detalles más finos. Hay colores, como el amarillo o colores claros, que cubren muy mal el negro y van a requerir muchas capas de pintura (en estos casos, recomiendo empezar por un par de capas de blanco y luego dar el color claro). La imprimación negra afecta a la apariencia final de la miniatura, una vez ya pintada, que resulta en colores más oscuros y apagados

Blanco: Es lo contrario que el negro, así que las ventajas/desventajas se invierten. Se distinguen bien los detalles tras la imprimación, los colores claros cubren bien la imprimación, te obliga a pintar toda la miniatura y sus recovecos, y la apariencia final tras pintarla resulta en colores más vivos.

miniaturas con imprimacion en blanco

Gris: Es el punto intermedio. Tiene las ventajas del blanco aunque sigue obligándote a pintar toda la miniatura y sus recovecos. No afecta a la apariencia final de la miniatura, lo que por algunos es visto como una desventaja. Es la que suelo usar.

Colores: Si vas a pintar muchas miniaturas en las que predomine un color (un ejército, vamos) puede ser interesante usar un spray de imprimación de ese color. Si no, es un método que sale muy caro

sprays de imprimacion

Comprar un spray de imprimacion de un color, solo para una miniatura, sale bastante caro

 

Compartelo con tus amigos: