Después de unas semanas sin pintar, he vuelto a la carga con la miniatura de Ferrus, de Hasslefree. Un vikingo con un gran hacha y malas pulgas.

Como es habitual en esta marca, el modelado de la figura es impresionante, pero esta vez su fabricación no tanto: había una serie de oquedades en la capa, que he tenido que tapar con una mezcla de masilla verde y miliput (en un proceso similar al que explico en la entrada de arreglar miniaturas defectuosas)

Miniatura Ferrus pintada

Tras ese paso extra de rellenado, se pinta con normalidad. En la foto superior se puede apreciar el aspecto final, sin ninguna oquedad. Y como es habitual, voy a destacar algunos puntos del proceso de pintado:

En el pintado de la capa he usado una base de rojo, al que he aplicado veladuras de rojo oscuro en las sombras, y escarlata en los relieves. Con la aplicación de veladuras tengo que mejorar, sin duda.

Suele costar conseguir un pelo rubio que parezca natural. En este caso he usado una base de ocre amarillo, y una capa de amarillo claro en los relieves. La piel he intentado pintarla con un tono más palido de lo habitual, y es que en el frío norte vikingo el Sol da con menos fuerza

La base la he decorado de forma similar que en el pintado de Oakley. La arena se pega a la base con cola blanca, y una vez seca, añado cola blanca diluida en agua aplicandola con cuidado, sin arrastrar el pincel por la superficie: sólo tocar con la punta del pincel y dejando que el agua con cola pase a la peana sola. La cola al secar es traslucida y no se ve, y el segundo paso de cola sirve para apelmazar la arena y que no se vaya con el tiempo. Son pasos rápidos de aplicar pero el secado es lento.

Compartelo con tus amigos: